Make your own free website on Tripod.com



Inicio

Sedentarismo

Alimentación

Deporte

ALIMENTACIÓN

alimentos

Nuestro aporte calórico diario debe estar en consonancia a la actividad física y mental que realizamos y debe ser tal que no provoque sobrepeso u obesidad ni malnutrición, por tanto, hemos de comer "lo justo" a nuestras necesidades personales.

Como valores orientativos debemos tener en consideración la siguiente distribución de alimentos que deben componer nuestra dieta diaria:

HIDRATOS DE CARBONO: 60 %
PROTEÍNAS: 15 %
GRASAS: 25 %

Para tener una correcta alimentación siguiendo esta escala, podemos tomar por referencia una pirámide alimentaria formada por diversos productos genéricos que nos aportarán nuestras necesidades en materia de alimentación: grasas y azúcares, lácteos, cereales, carne-legumbres-huevos, frutas-verduras.

LACTEOS:

Los lácteos son fuente de proteínas, además aportan calcio y vitaminas A y D. Ejemplos: leche, yogur, flan, queso.

CARNES-LEGUMBRES-HUEVOS:

Este grupo además del de productos lácteos son el principal aporte de proteínas al cuerpo humano.
Dentro de este grupo cárnico tienen cabida tanto el pescado, como la carne vacuna o proveniente de aves.
Las proteínas que provienen de las carnes aportan hierro de origen animal que es mejor aprovechado por el organismo que el hierro de origen vegetal como el que aportan las legumbres.

GRASAS Y AZÚCARES:

Los alimentos de este grupo aportan energía, vitamina E (aceites), vitamina A (manteca) y colesterol (manteca, crema, chocolate y golosinas).
Entre éstas se puede distinguir entre las de origen vegetal (aceites) y las de origen animales (manteca, crema y la grasa de la carne y el pollo).
Esta distinción es necesaria para recomendar el uso de las de origen vegetal en lugar de las de origen animal, ya que éstas últimas inciden en el aumento de colesterol y de las enfermedades cardiovasculares.

Grupo de recomendaciones:

- Limitar el uso de las grasas de origen animal en general, no así el uso de las de origen vegetal (aceites) - Moderar el consumo de dulces vinculado con la aparición de caries y obesidad.

- No favorecer el consumo de gaseosas y jugos artificiales que contienen gran cantidad de azúcar, favorecer el consumo de jugos naturales de fruta fresca.

CEREALES:

En este grupo se incluyen los granos como el arroz, el trigo, la avena, la sémola, los cereales en copos o inflados, sus harinas y los productos que se realicen con ellas como el pan, las pastas y las galletas.
Todos ellos son fuente de hidratos de carbono que aportan energía para el crecimiento y la actividad física, de fibra en su variante integral y algunas vitaminas del grupo B.
Pese al mito de que "las pastas engordan" se pueden incluir en toda dieta equilibrada sin temor a agregar muchas calorías, siempre y cuando estén acompañadas de salsas livianas.

FRUTAS-VERDURAS:

Dentro de este grupo incluimos todas las frutas y verduras (frescas o envasadas).
Las frutas pueden ser frescas ó desecadas (higos, orejones, pasas de uva, ciruelas, etc) que al cocinarse pierden algunas vitaminas pero conservan la cantidad de fibra.
Las frutas y verduras, sobre todo si son frescas aportan gran cantidad de vitaminas y minerales (indispensables para el metabolismo celular y el crecimiento del organismo) y fibra.
La fibra contribuye a regular la función del intestino y a prevenir enfermedades (obesidad, cáncer, enfermedades intestinales y cardiovasculares)
Aportan vitamina C (si son frescas y crudas) y las amarillas-anaranjadas y las de color verde oscuro, vitamina A.
Se recomienda el consumo de frutas y verduras preferentemente crudas para preservar sus vitaminas y minerales, en forma diaria y abundante,




ENLACES INTERESANTES

Ingenieria electrica Hotel encanto Santiago de Chile Studio Apartment in Barceloneta Alojamiento en el hierro Ciudad Ciutat Directorio De Mas Alimentos -Recetas de Cocina